• Judith O

#BenelliOnTour 2017

Actualizado: 16 de jul de 2019

No se que día fue cuando Raul me llamó, necesitaban una piloto. Necesitaban una piloto capaz de probar en las peores condiciones la nueva Benelli TRK 502.

Un nuevo modelo de la conocida marca Benelli. Marca adquirida recientemente por la industria china, pero que mantiene cualidades y esencia totalmente italianas.



Yo no se que hago, no se decir NO a a nada, y menos cuando esto tiene que ver con pilotar una moto, mas aún si las cosas no van a ser fáciles.

Seríamos cinco TRK, 6 pilotos y una furgoneta de apoyo rodando desde Logroño hasta Marruecos.





El objetivo... probar las motos y grabar para el programa Motosx1000. Sería la presentación y puesta en escena de una motocicleta con aspecto trail, pero que sus llantas de aleación de 17 la hacen más aparente para carretera que para off-road.

La forma... exponer sin contemplaciones la nueva máquina a la dureza de las largas distancias por todo tipo de terreno, con cambios climáticos radicales y adversos, en el menor tiempo posible.

Había conocido a Raul en uno de sus pasos por Asturias por razones laborales. Conocía al equipo de grabación de Motosx1000 de otras colaboraciones, al resto de la gente, Jose, Pedro, Ferram y Xavi, les conocería en Logroño, desde donde partiría la expedición.

Días antes de partir Jose María Peña, el loco organizador de la ruta, nos pasó lo que sería el itinerario de #BenelliOnTour2017. Y digo loco porque pienso que todos los dakarianos lo están; Ya me gustaría esa locura para mi, y eso que no creo que yo me quede muy atrás en ninguna carrera buscando límites (risas)

El itinerario me pareció una locura, a mi, la reina de las cosas difíciles, me pareció una barbaridad de km por las horas que se requerían y por las condiciones del tráfico en esas carreteras.

Conozco bastante bien Marruecos, y la ruta prevista no era precisamente la que mejores condiciones ofrecía. Mucho tráfico pesado, carreteras secundarias sin señalizar y con pavimento en regular estado debido a las lluvias, mucha población, obras... Ingredientes más que suficientes para hacer del On Tour una expedición muy interesante.

Logroño-Erg Cheví y vuelta hasta Málaga... 4 días!! Una LOCURA con mayúsculas; no imposible para el equipo adecuado, y nosotros, me dí cuenta más tarde, eramos ese equipo capaz de todo.



Nos reunimos en Logroño. Presentaciones, ultima revisión y asignación de las máquinas.

Cada uno de nosotros vivimos la moto de una forma diferente y cada uno la pilotaría a su manera pero en el mismo terreno y bajo las mismas condiciones; sin duda la mejor manera de recavar información y sacar conclusiones sobre el rendimiento y capacidad de la TRK502.



Como buen dakariano Jose María nos metió en vereda desde el primer momento. A las 5 en pié y las 6 rodando. Es en ese momento en el que suena el despertador cuando te das cuenta de que los vinos y tapas de la noche anterior, por la calle Laurel, tal vez se alargaron en exceso... (risas)

Amenazaba lluvia y sin tardar calló todo lo que no había llovido en los meses anteriores.

Primera prueba, rodar de noche con lluvia. Así comenzaban los algo más de 1000 km donde solo tocamos autopista en las inmediaciones de Madrid para llegar a Algeciras a media tarde. Ferry a Ceuta, cenar y a la cama.









Si las motos aguantaban el tirón, los pilotos tendrían que responder también.

Alguno intentó hacer alguna sugerencia, pero LocoChema (Jose María Peña) no tenía intención de dar el brazo a torcer. Por suerte esta disciplina militar que me corre por las venas, cuando el ambiente se pone exigente, me mantuvo firme desde el primer día.

A la mañana siguiente fui la primera en llegar a la puerta del garaje donde teníamos las motos, y para cuando se presentaron todos ya había desayunado, recargado la mochila de hidratación y demás menesteres... (risas)

No puedo dejar de reír recordando las caras de todos ellos en el segundo día de madrugón, y era el segundo, como estaríamos el 4?...

Tocaba pasar la frontera. No me gusta mucho la entrada por Ceuta, de hecho procuro pasar por Tanger Med siempre que puedo, las colas suelen ser interminables y los oportunistas muy agobiantes. Como era muy temprano el papeleo se hizo rápido y no tardamos en rodar por Marruecos.

Nos quedaban por delante más de 400 km, muchos de ellos por una de las más transitadas y peligrosas carreteras del norte marroquí.

Por suerte, en este caso, el Ramadán despejó la ruta de la mayor parte de tráfico pesado y no tan pesado y pudimos avanzar rápidamente.









A media mañana serpenteábamos los pequeños puertos y una tras otra las Benelli cruzaban los pueblos desiertos de sus gentes, que esperaban recogidas en sus casas la llegada de la tarde, para abarrotar los pequeños comercios y las terrazas de los cafés hasta ese momento cerrados por la festividad musulmana.

No hicimos muchas paradas, más que para grabar, alguna foto y un rápido pic nic a base de buen embutido y queso riojano.



Las motos respondían, se dejan llevar con tanta facilidad que ya me había hecho a ella por completo y en alguna curva, hasta me tentó para que me descolgase un poco. Las dos hicimos un buen partido y los 10 un buen equipo.







Llegamos muy pronto a Jenifra, tanto que LocoChema quería continuar unos km más. Esta vez el desacato fue unánime y los que no quedaron en la piscina nos fuimos a pasear por la pequeña ciudad.

Se veía a toda la gente afanada preparando todo para la cena. Sólo quedaba una hora para la caída del sol.



Menos madrugón en el tercer día de ruta, pero no con menos ojeras y estirones delante del te del desayuno (risas)

Otra vez me pudo la puntualidad y les esperé pacientemente a todos en la recepción con la maleta cerrada dispuesta a subirme a la moto sin desayunar si fuese necesario.



Fue sin duda el mejor día de ruta. Salimos con la firme intención de cruzar el Atlas y disfrutar del fresco y verde de las montañas antes de entrar en la zona desértica del Kaar Es Soukpara para llegar a Erg Chebbi, a la Gran Duna.

Por fin pasa algo, un pinchazo. Ya se está convirtiendo en una costumbre que cuando Josep yo coincidimos en una grabación su moto pinche. Pero esta vez no me tocó repararlo, estos dakarianos valen para todo, es lo que tienen (risas)



Las lluvias habían causado serios daños en la carretera y era el momento de poner a prueba las TRK 502.



Después de varios vadeos me tocó probar las defensas de la moto. Alguien tenía que hacerlo, y Xavi y Cristalito (yo) nos fuimos al suelo.