DESPLEGABLES

.Fotografías

29/8/13

Casitas escandinavas y la Hedall...adiós Noruega.

A ver...por donde lo dejamos?

Trollstigen?

Si hasta Geiranger había navegado mas que rodado, hasta Stavanger... no recuerdo cuantos cogí, ni cuantos túneles pasé, pero fueron muchos.

 Muchos los fiordos que crucé y que me despertaron la vena romántica y sensiblona.



Son hermosos de verdad.



Los túneles son como los puentes, curvados. Tienen una pendiente exagerada para sumergirse por debajo de las aguas y suben haciendo curvas.

 Aquí no hay radares y los noruegos, y no tan noruegos, aprovechan para sacar la carbonilla a los escapes. Pero cuidado!, a la salida del túnel puede haber una patrulla (risas)

Una puesta de sol fue mi despedida de los fiordos. Bonito recuerdo.


Stavanger es muy coqueta. Los edificios modernos tienen una estructura muy acorde con los de madera tradicionales y no desentonan.




A la orilla del puerto se conservan los edificios mas antiguos, bien pintados y arreglados y que hoy son bares y restaurantes, con sus terrazas adornadas por los colores de las petunias que cuelgan de las jardineras.

Unas fotos, mas preguntas sobre Walkiria y continuamos ruta.

Esa noche había lluvia de estrellas, pero el cielo estaba cubierto y no  puede verlas. Lástima.

Podría haber continuado ruta hacia Oslo por el interior, pero había llegado hasta allí por la costa y preferí seguir hasta Kristiansand para luego coger la 41, una carretera marcada de interés turístico y repleta de las ansiadas curvas.


Deduje que el interés que podía despertar la 41 serían las curvas,  lagos y bosques de abetos.


La carretera estaba salpicada de pueblos pequeños que bien arreglados conservaban la cultura de la zona.




Poco antes de llegar a la nacional que continua hacia Oslo la carretera comenzó a descender en un pronunciado zig zag, al final el Museo de la Cultura Escandinava.

Casas y graneros  de madera que se rehabilitaron para abrir el museo hacia el 1800. También se conserva una iglesia.



Continuo con la satisfacción de que la aventura de seguir la intuición y los consejos de las personas que te vas encontrando por el camino tiene su recompensa.

No podía quitarme de la cabeza que, desde hace dos años mas o menos que había pensado subir a Nordkkap, mis objetivos siempre habían sido ver la bola, un fiordo y la iglesia de Hedall. Y me iría de Noruega sin ver la iglesia.




Nuevamente la aventura puso en mi camino una de esas piedras agradables que gustosamente pisamos. Al llegar a Borgund me encontré cara a cara con la Hedall.

Al atardecer el cielo, por el este se puso rojo, y si mirabas al oeste estaba totalmente amarillo. Parecía que nos estaban abriendo el camino a Walkiria y a mi, la bandera española. Duró muy poco tiempo, pero fue espectacular.


Lástima no haber tenido una buena cámara...

Se me hizo de noche en la carretera, pero había sido una tarde llena de gratas sorpresas y Oslo no creo que sea una ciudad complicada para encontrar un rincón donde apoyar la cabeza para descansar.

Pero si es un poco complicada para circular, las vías mas importantes se encuentran soterradas, alguna 45 metros por debajo del nivel; hay cruces y rotondas en el subsuelo. Son unos artistas!! (risas)








27/8/13

Trondehim, Continental Road y Trollstigen...

Es la primera vez en todo el viaje que tengo una disputa fuerte con alguien.

A pocos km de Geriranger,  un camping muy coqueto, pero que pagando la electricidad y el internet suman 195 Kr. El mas caro de los que he visitado hasta ahora.

A la hora de montar la tienda no hay tomas de corriente en ningún lado.

Pido que me devuelvan el dinero, que me marcho de allí y me dice la señora que me vaya, pero que no devuelve nada.

Poderosa la palabra Policía.

 Salió el que parece ser el responsable del lugar y me deja un alargador para que lleve la electricidad desde los baños a mi tienda de campaña.

Lamento llegar a estos extremos, pero ya les vale, cobran 40 Kr por un servicio que no tienen.

El silencio, las vistas a la montaña y el sonido de la cascada me hacen olvidar pronto el mal trago.

Hoy ha sido un día redondo. Trondheim, con su catedral de color verde. Sencilla, pero muy muy bonita, una las que mas me gustan.




Kristiansaund para coger el túnel que lleva hasta la Atlantic Road.



Y Trollstigen, la escalera de los troles. 

Todos los riders debemos de sentirnos trolls, porque todos queremos subir por esta pared (risas)



En la señal de la ruta no podía faltar la pegatina de 20Mares.




Si la subida es bonita, mucho mas lo es la bajada hacia el otro lado, hacia Valldal y Geiranger

Por cierto, hoy han sido tres ferris; tres túneles debajo del agua, aunque ninguno tan largo como el de Nordkapp de más de 6 km. Y muchos puentes elevados en curva.


En uno de los ferris también viajaban un matrimonio suizo. Por fin una mujer en moto! 

No es que me haya encontrad muchos viajeros en todos estos días, la verdad es que esperaba ver muchos mas. Pero no había coincidido aún con ninguna mujer. Ole!!

Digo yo, a los ingenieros de por esta zona les da por los puentes y túneles curvos o será que lo requiere la estructura? (risas)

Desde Walkiria siempre me voy fijando en los pequeños detalles, y Noruega es detallista.



                                        


Cuidan mucho el aspecto de las cosas, jardines muy cuidados con el césped siempre impecable y montones de flores por todas partes. Casitas para los cubos de basura y los buzones al comienzo del camino que lleva a las casas; Iglesias muy sencillas con el cementerio al rededor que parece un parque; incluso las granjas guardan ese equilibrio y parecen impolutas.



Vengo yo pensando que no hace falta mucho plano por aquí, (risas), hay cientos de caravanas que siguen toda la ruta de lugares de interés. Si las sigues en un sentido u en otro, según la dirección que quieras tomar... lo veras todo (risas).

No han sido muchos kilómetros, pero los límites tan exagerados de velocidad y las esperas para los ferris no ayudan mucho.
                                       








Hacia el sur por la A-6, el interior de Noruega...

Solo hay un ferri y sale a las 7,  así que toca madrugar otra vez.

                                       



Pasé mucho frió esta noche en Mósquenes. Me puse una manta térmica, de esas que parecen papel de aluminio,  eso me ayudó.

Por la mañana todo estaba muy mojado del rocío. Guardé la tienda y todo lo demás,  empapado en agua. ya se irá secando.

                                      


Quería haber vuelto a Reine, pero vi que ya había mucha cola para subir al ferry y me quedé.




Me encontré con unos chicos españoles. Viajaban a pie con sus mochilas. estaban empapados de las lluvias de los días anteriores.

Me costó hablar sin gesticular y sin decir OK cada poco (risas)

Nos juntamos cinco motos. todos viajeros, cada uno de países diferentes. Pensé que en esta zona vería muchos riders, pero no ha sido así.


No se cuanto duró el viaje en ferri  a Bodo;  dos horas mas o menos.

Desembarqué, reposté en la gasolinera mas próxima y a rodar.

Unos kilómetros mas de costa. De casitas color burdeos a las orillas del mar y los lagos...para cambiar mas tarde por bosques de abetos y ríos aguas frías y rápidas.



Me pare en el punto donde empieza el Círculo Porlar Ártico. Pegatina de 20Mares en la señal que lo indica y foto de rigor.



Los rusos no tienen señalizado este punto en la carretera que sube al norte.

Hoy estoy mucho mas relajada, no me apuro, no tengo prisa. voy disfrutando del paisaje y de todo lo que me rodea.


Procuro estar atenta a los posibles radares y subo la velocidad a 120... ufff, esta vez he vuelto a salir indemne.




El paisaje es uniforme, parece un recorte. Montañas tupidas de abetos, tan iguales y tan perfectos.



Lagos y ríos que se alternan para formar espejos y susurrar en las cascadas.


Esta noche acampo al lado de un lago. Espero no pasar tanto frío como la pasada noche.